Hoy te voy a contar que ver en Girona en un fin de semana y que tu bolsillo no lo note mucho. Una de las formas más cómodas de llegar a Girona es llegar en AVE, y para que que no te pierdas nada mi recomendación para moverte es buscar un servicio de alquiler de coches Girona www.ganxorent.com/alquiler-de-coches/girona/ ya que vas a necesitar más tiempo para dejar que todo lo que te tiene que mostrar Girona., porque seguramente querrás volver.

Si hay una imagen típica de esta ciudad es la vista de las casas de colores en las riberas del río Onyar. Muchos de lo que visita Girona hablan de las casas colgantes de Girona pero no lo son, ya que es apoyadas en la roca.

El mejor sitio para captar la mejor estampa es desde alguno de los puentes que cruzan el río. El más conocido, sin duda, es el pont Eiffel o pont de les Peixateries Vellesel.

Girona

Hablando de casas de colores, hay una que destaca y esa es la Casa Masó. Una casa con un fachada pintada de color blanco con las ventanas azules y las persianas amarillas. La Casa Masó, es una obra maestra de Rafael Masó y del Novecentismo, el movimiento creado como alternativa al Modernismo. Aunque no lo parezca, la Casa Masó son cuatro edificios unidos que fueron rehabilitados por el arquitecto a principios del siglo XX.

Otro lugar que tiene que estar en tu ruta para conocer la ciudad es la judería, y Girona puede presumir que tiene una de las juderías mejor conservadas del mundo. La zona de las calles de Sant Llorenç y de Claveria, cerca del museo de historia de los judíos, es una zona muy recomendada para pasear por sus callejuelas.

La Catedral de Girona está en lo más alto de la ciudad, y para llegar a ella hay que subir las escaleras más famosas de Juego de Tronos: las del Gran Septo de Baelor.

Un apunte, visita el museo-tesoro de la catedral donde se verá el Beatus de Girona, un manuscrito ilustrado del siglo X con los comentarios al Apocalipsis del Beato de Liébana, y el tapiz románico de la Creación, el Tapís de la Creació, de más de tres metros medio por cuatro metros y medio.

Catedral de Girona

Como ves, Girona tiene mucho para ver y por ello la mejor forma de conocer y sobre todo sin agobios la ciudad es alquilar un coche para poder moverse con gran libertad y disfrutar con cada uno de los muchos encantos que ofrece Girona. No te vendría mal tener en cuenta unos consejos:
– Compara precios así como el modelo del coche, de este modo el precio del alquiler del coche va a variar en función del modelo o la gama de coche seleccionado.
– Reserva y paga con antelación para tener un descuento en el precio final.
– Mira bien las condiciones de contratación; cobertura del seguro, conductor adicional, política del depósito de combustible, etc.
– Revisa bien el coche para no llevarte sorpresas al final… y a disfrutar del viaje.