Aún no hemos vuelto de las vacaciones de verano, y sí, ya estamos planeando el siguiente destino. Y es que a los amantes de los viajes es lo único que nos relaja, viajar y planear el siguiente viaje.
Para la escapada de este otoño, no podíamos ofrecerte mejor plan que visitar Francia. Es increíble todo lo que nos puede proporcionar el país vecino. Y lo mejor de todo, es que no siempre hay que ir en avión, existe el tren de alta velocidad a Francia, y tiene consorcio con Renfe, ¿te apuntas a visitar Francia añadiendo la aventura de viajar en tren a más de 300 km/h?

Los trenes, a parte de ser de alta velocidad, disponen de asientos muy cómodos y ligeramente abatibles, wifi, cafetería, bar móvil, etc.
Desde España tienen salida desde Madrid, Tarragona, Barcelona, Figueres, y Girona, siendo las estaciones principales Madrid y Barcelona.
Nosotros somos más de trenes que de otro transporte por ser un medio en el que no se requiere prisa, puedes charlar mirando por la ventana y la estación está en el centro de las ciudades.

Dependiendo de los días que dispongas para el otoño podrás visitar más lugares o menos, pero nosotros te proponemos dos ideas, y esperamos que alguna se adecúe a tus intereses:

1. Paris: evidentemente, si nunca has estado en Francia, lo más importante a visitar es su capital. ¿Y por qué no llegar al mismo centro de la ciudad, en vez de a un frío aeropuerto? Independientemente de los días que tengas planeados para esta escapada, París siempre es y será muy buena opción. Al ser una capital tan grande e importante los sitios a visitar son innumerables , pero intentemos citar lo más demandados: la Torre Eiffel, Notre Dame (aunque esté cerrada por la incineración que sufrió hace unos meses), el Arco del triunfo, Puente de Alejandro III, el Sena, el Museo del Louvre, Moulin Rouge, la Plaza de la Concordia, etc.

2. Recorrer la zona de la Costa Azul, manteniendo las temperaturas más suaves que al norte y recorrerlo de punta a punta con sus trenes.
Te citamos las ciudades más importantes a visitar de esta zona, y qué ver en ellas:
– Narbona: Su catedral, el Palacio de los Arzobispos, y por supuesto, aunque haya que coger un bus para verlo, la abadía de Frontfroide. Si tienes oportunidad de comer en esta maravillosa ciudad, pásate por “Les Grands Buffets” restaurante tipo buffet, pero de alta gama, recuerda reservar con tiempo, pues es muy demandado.
– Montpelier: La Catedral de San Pedro, la Puerta de Peyrou, el parque y los jardines del castillo de Flaugergues. Para comer, puedes pasarte por “Le petit Bistrot” moderado en precio y con muy buenos productos en carta.
– Marsella: La basílica de Notre-Dame de la Garde, la catedral, el parque Longchamp y el puerto viejo de Marsella. Te proponemos comer en “O’Bidul” un lugar pequeño y sencillo pero muy acogedor y recomendado.

Esperamos que decidas este destino para tu próxima escapada y nos hagas llegar tus comentarios! Disfruta de tu siguiente escapada, viajero!