No a todo el mundo le gusta disfrutar las fiestas del mismo modo, no siempre hay que celebrarlas en familia y en casa. Siempre hay otras alternativas, entre ellas podemos aprovechar para viajar, cada vez hay más personas que se apuntan a este tipo de vacaciones en esta época y puede que vosotros lo probéis y no queráis volver disfrutar de setas fechas como antes.

Para nosotros, celebrar un Fin de Año diferente, sería poder brindar en año nuevo en la playa, en una paradisíaca, con un mojito y bañándonos en aguas cálidas y cristalinas. ¿Os imagináis poder disfrutar de la playa y de la costa en pleno mes de diciembre? Para ello, tenemos que “bajar” al hemisferio sur de nuestro planeta y así poder disfrutar del calor y de las playas en pleno mes de diciembre. Siempre nos ha chocado la idea de ponernos el gorro de Papá Noel con ropa de baño, o ver montado el árbol de Navidad con 30-40 grados, pero vamos, que no nos importaría experimentarlo: ¡Sudamérica, Sudáfrica, o incluso, Maldivas!

Si no podéis permitiros un viaje tan largo al otro lado del planeta, ya sea por temas económicos, o de tiempo, tenemos otra alternativa, no tan calurosa y tentativa, pero no por ello menos “apetitosa”. A unas 5 horas, aproximadamente, en avión, nos encontramos con uno de los paraísos mejor conservados de nuestro continente: las playas de las islas griegas.

playas de las islas griegas

Evidentemente no estamos hablando de temperaturas de 20-30 grados, ni que podamos estar en bañador, a no ser que seáis de los atrevidos que se bañan donde sea. Pero sí podremos disfrutar de unas vistas de ensueño y de paseos por las playas paradisíacas y únicas. Elijas la isla que elijas, no dejará de sorprenderte. ¿Qué no os queréis perder ninguna de las islas más importantes del país griego? Sin problemas, siempre podéis reservar uno de los cruceros que hacen parada en todas o casi todas las islas más importantes y disfrutar del viaje. Lo bueno de ir a las islas griegas, a parte de ser un paraíso, es que ¡la comida es exquisita!

Pero si lo que queréis es una escapada de dos, tres días, en España disponemos de paraísos que en pleno invierno aún puedes tener días de sol y baño, y sí, no podía ser de otra forma, más que yendo a nuestras queridas Islas Canarias: calor, sol, comida y sin dificultad de idioma. ¿qué más se puede pedir?

Elijáis el destino que elijáis, lo importante es que se vuelva con las pilas cargadas para otra temporada.