En el siguiente artículo queremos explicarte que no solo hay que disfrutar del viaje que te propongas organizar, sino también prevenir y evitar sustos en caso de necesitar asistencia médica durante el viaje. Y el susto, no es sólo por lo que pueda ocurrir, sino por el coste que tiene en otros países esta asistencia.

Para la asistencia en Europa, existe una plataforma informativa sobre la TSE donde dispondrás de toda la información que puedas necesitar o sitios donde poder acudir en caso de necesitar más aclaración sobre cualquier tema que no te aclaremos en este artículo.

La tarjeta sanitaria europea, es una tarjeta gratuita, y en caso de tener que recurrir a algún hospital, el cargo económico será reclamado a la Seguridad Social española quien se encargará de abonar la factura. Puede darse el caso, en algunos países que el usuario tenga que desembolsar el importe de su asistencia, pero cuando se vuelve a España, se presenta la factura de lo abonado y se te reembolsa, pero repetimos, es obligatorio presentar esta tarjeta para poder beneficiarse del servicio.

Tarjeta sanitaria europea

Pero, ¿esta tarjeta lo cubre, todo, todo, todo? Evidentemente no. Está ideada por si vas de viaje por ocio, negocio o por temas de estudios (Erasmus) que tengas una cobertura sanitaria, es decir, su cobertura es temporal, y cubriría lo siguiente: urgencias, empeoramiento de enfermedad crónica y embarazos (Incluyendo el parto).

Ojo, no hay que olvidar, el seguro de viaje. Aún teniendo la tarjeta sanitaria, el seguro de viaje siempre lo recomendaremos por lo que te hemos comentado antes. Que hay países que solicitan abonar previamente al usuario el servicio recibido, y sin este tipo de seguro, tendrás que sacar tu tarjeta de crédito.

Hemos podido vivir de primera mano lo que la asistencia sanitaria cuesta en el extranjero y es muy diferente a lo que conoces. No porque hayamos tenido mala experiencia, sino por lo caro que resulta, y es que, cuando vives en el extranjero, como nosotros en Holanda, te obligan a estar asegurado y aun sabiendo que el seguro te cubre como en nuestro caso, la asistencia al parto, por ejemplo, te mandan una cartita a casa para que sepas el coste que ha supuesto ese servicio, y para que te hagas una idea, solo la epidural ya suponía un coste de 2.500€.

Sin embargo, como te explicábamos antes, con la tarjeta sanitaria europea, tienes cubierto todo lo que te mencionamos con la Seguridad Social española.

Esperamos que tomes en cuenta este consejo que te puede ayudar a superar cualquier asunto económico por enfermedad en tus viajes. Pide ya tu tarjeta, y ¡a viajar!