La República Checa es un país conocido como desconocido para muchos. República Checa es mucho más que su capital Praga, aunque te tengo que decir que es una ciudad bellísima.
Gracias a la situación de Chequia, este país situado en el corazón de Europa está conectado directamente a más de 100 destinos de todo el mundo y lo hace muy atractivo para viajeros que quieren hacer una escapada o recorrer el país a través de multitud de circuitos.

Si vas a viajar a República Checa haciendo una escapada o recorriendo el país con un circuito, te voy a dar 5 motivos para que tu visita a República Checa sea inmejorable y no te pierdas lo más interesante del país.

1. Destino patrimonio mundial UNESCO

Hoy en día, en Chequia encontrarás doce monumentos patrimonio mundial de la UNESCO que, según el tamaño del país checo, convierte al país con el número más alto de monumentos de la UNESCO por metro cuadrado a nivel mundial.

Viajar a República Checa

2. El país de la cerveza

La cerveza es considerada como uno de los símbolos checos. En la República Checa existen actualmente más de 40 cervecerías industriales y las cervezas más conocidas en el mundo son sobre todo las producidas por Prazdroj de Pilsen y Budvar de České Budějovice.

Pero en Chequia la cerveza no es solo para beberla, también sirve como terapia es los spas de cerveza. Los efectos beneficiosos de los baños de cerveza se conocen desde la época medieval ya que se usaban por sus efectos curativos y como prevención de enfermedades.

Estos spas de cerveza incluyen en su mayoría baños en el agua enriquecida por una mezcla de hierbas trituradas y una cultura de levaduras de cerveza, además de los masajes, envolturas curativas y, naturalmente también tienes la posibilidad de beber cerveza.

Cerveza checa

3. Más allá de Praga

La República Checa es un país pequeño, esto hace que conocer el país sea una gran ventaja para viajar por el país a través de circuitos interesantes y atractivos como puedes ver en esta oferta de Central de vacaciones.

4. Praga y su castillo

Si viajas a Praga no puede faltar en tu visita el Castillo de Praga. Este espectacular castillo ocupa un área de más de 18 hectáreas y es el castillo más grande del mundo según el Libro Guinness de los Récords.

Castillo de Praga

5. Karlovy Vary

A 80 kilómetros al oeste de Praga, se encuentra Karlovy Vary la ciudad balneario más famosa y visitada del país. Esta singular ciudad llegó a ser un famoso destino turístico en el siglo XIX, especialmente para personajes internacionales ilustres que buscaban tratamientos termales. La ciudad es conocida por el Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary y el popular licor checo Karlovarská Becherovka.

Karlovy Vary