Por mucho que lo intento, no puedo evitar pensar en destinos internacionales, y hay un país que me ronda la cabeza y me gustaría compartir con vosotros. No es uno de los países más populares para viajar, pero por ello, es por lo que me gustaría visitarlo alguna vez, ya que tienen mezcla de ciudades modernas, antigüedad, naturaleza y sobre todo una gastronomía muy distinta a la nuestra.

En este caso, me gustaría proponeros viajar a Corea del Sur, sí, estáis escuchando bien! Y es que, aunque quiera conocer todos los países del mundo, me atrae la idea de visitar primero aquellos países que sean menos visitados que otros.

A parte de pensar en qué podéis visitar, seguramente estaréis pensando, “¿y qué podemos comer cuando vayamos?” Ay, querido lector, la gastronomía coreana es bien variada, y es en lo que en este artículo voy a intentar ayudaros.

Hoy en día, es posible probar comida de cualquier país sin moverte de casa, de los restaurantes que tenéis alrededor. Por ello, una estupenda manera de probar la gastronomía internacional es pidiendo comida coreana en just-eat.es para descubrir nuevos sabores y sobre todo una cocina totalmente distinta a la mediterránea.

comida coreana

Viajar a Corea del Sur a través de sus platos

La base de la comida oriental es el arroz hervido, por lo que luego, a ese arroz le podéis meter todo lo que os propongan y os entre por los ojos. Aunque también disponen de los tallarines, fideos de arroz, etc. Vamos, se parece a la comida china por ser país asiático, pero sus platos son con comidas fermentadas y preservadas, y ¡les encanta el picante! aunque podéis pedir algunos platos sin picante; y muy importante, los coreanos siempre toman sopa, y es considerada como el plato principal de cada comida; no hay mesa que se precie si no hay sopa, así que, ¡a “cucharear”!

En Corea del Sur todos los platos se sirven al mismo tiempo, pero ojo, que tenemos orden a la hora de ingerirlos! La sopa, como os decía, es el plato principal por lo que no se empieza ni se termina con él, debe tomarse en medio de la comida; y la sopa que os puedo recomendar probar es Maduguk, es de la que más he oído hablar y está hecha con caldo de carne y dumplings (especie de ravioles) rellenos de carne, vegetales, tofu o una mezcla de todo.

Uno de los platos más completos y ricos que tienen se llama Bibimbap, que significa “arroz mezclado” o “comida mezclada”. Consiste en un cuenco de arroz con verduras y carne. Al momento de comerlo se deben revolver los ingredientes y añadirle aceite de sésamo y gochujang (pasta picante coreana de chili, cuidado, que este chili pica de verdad!).

gastronomía de corea del sur

De postre, por raro que parezca, os voy a recomendar probar el melón coreano. Sólo se come allí, y se come hasta la piel. No tienen tanto sabor como el nuestro, pero hay que probar cosas diferentes. Como dulce a probar, te diría, los Ssiat Hotteok que son bollitos hechos con harina de arroz y está relleno de semillas, frutos secos, canela y azúcar derretido.
Su gastronomía también es rica en proteínas, ya que ellos también comen insectos, pero este tipo de gastronomía lo dejaremos para otro artículo solo para los más osados, ¿os atreverías?

Qué no os podéis perder de Corea del Sur

Lo más destacable de viajar a Corea del Sur son sus paisajes, monumentos y sus costas. En lo que refiere a sus paisajes, en la costa oriental, abundan los parques nacionales; los más conocidos son los de Soraksan, perfecto para hacer excursiones, y, cerca de Pusan, el parque del canal de Hallyo y sus islotes. La floración de la primavera coreana es muy famosa. Su ejemplo es el de los cerezos de la región de Pusan.

Si Corea del Sur es vuestro destino elegido en una viaje de luna de miel, al sur de Pusan, se encuentra la isla de Cheju, la «isla de los dioses». Esta isla es la favorita de los surcoreanos y sobre todo de las parejas de recién casados, por sus playas pero también por sus múltiples cráteres dominados por el monte Halla.

En cuanto a las ciudades y monumentos, los templos y las efigies en honor a Buda son muy numerosos. El templo de Popshusa y su Buda de unos 17 metros de altura son algunos de los mejores ejemplos. Entre las ciudades, Kyongju es la más rica arquitectónicamente. En ella encontraréis tumbas reales, vestigios de pagodas cuadradas, Budas de piedra. Tampoco puede faltar Seúl, la antigua capital de la dinastía Li, donde se conserva las huellas de esta época gracias a sus palacios Kyongbok, Changdok y Toksu.

viajar a corea del sur