Mallorca es uno de esos lugares tan espectaculares a los que todo el mundo quiere volver a ir una y mil veces. La gente, la gastronomía, la cultura y por supuesto sus paisajes y aguas hacen que volver a la isla sea una experiencia igual de impresionante la primera, la segunda o la quinta vez que la visitamos. Hay infinidad de lugares escondidos por Mallorca que hacen que cada viaje sea diferente al anterior pero muchas veces estos sitios no son conocidos por los turistas. Lo común es que el turista conozca los principales lugares de la isla y no los secretos que todo mallorquín conoce y recomendaría.

Además del clima mediterráneo, las playas y calas, la deliciosa gastronomía y un envidiable patrimonio histórico y artístico, el vino tinto de Mallorca, como todo los vinos de Mallorca, son uno de los grandes atractivos de la mayor isla de las Islas Baleares.

Con una larga tradición vitivinícola, las D.O. de Mallorca son dos: Pla i Llevant y Binissalem; la isla cuenta además con otras catalogaciones de Vino de la Tierra, como VT Serra de Tramuntana-Costa Nord y VT Mallorca.

Pero vamos ir paso a paso, y te voy a acompañar en el recorrido, descubriendo los secretos de la isla de Mallorca.

La isla tiene infinidad de atractivos, pero el más potente, sin duda, es su costa. Conocerla toda en profundidad es complicado, tanto que hasta algunos mallorquines no se atreverían a decir que la conocen en su plenitud.

El punto más fuerte de la isla es su costa. Toda ella está llena de calas y playas impresionantes, pero, sin embargo, los turistas siempre acaban yendo año tras año a las mismas y no descubren la gran variedad que hay. Es prácticamente imposible conocerlas todas en unas vacaciones es por ello que la mayoría de gente acaba repitiendo para poder así recorrerlas todas con tranquilidad.

Calas de Mallorca

Lo que más se recomienda para recorrer la costa de la isla y poder ver los lugares más secretos es alquilar un barco ya que nos permitirá navegar hacia donde nosotros queramos, sin prisas ni agobios disfrutando de las calas como y cuando queramos. Hay una gran lista de calas poco conocidas y espectaculares que podemos visitar como Caló des Moro, S’Arenalet d’Albarca, Cala Gat, Sa Calobra, Cala Varques, Cala Formentor, Cala Murta o Cala Màrmols entre otras muchas.

Otro de los grandes secretos de todo buen viaje es la gastronomía. Y Mallorca en eso no decepciona. En la isla hay una gran cantidad de restaurantes en los que comer, pero hay algunos que marcan la diferencia calidad/precio y que no todo el mundo conoce cuando va de vacaciones. Si estamos por el norte de la isla no podemos dejar de ir al restaurante La Lonja en el puerto de Pollensa o probar las increíbles paellas del restaurante náutico que se encuentra en Sa Rapita si estamos en el sur.

Hablando de gastronomía, no puedo dejar escapar las bodegas. Son numerosas las bodegas que se pueden visitar en Mallorca en las que poder disfrutar de sus maravillosos vinos y aprender cómo se elaboran.

Puedes hacer una ruta por los mejores vinos de Mallorca de distinta manera, aunque la más habitual es realizarla de dos formas: mediante un coche de alquiler o disfrutando de la ruta Mallorca Wine Express.

El Mallorca Wine Express es toda una experiencia gourmet que recorre algunas de las mejores bodegas de la isla en un tren lleno de encanto. Tiene su salida y su llegada en las Bodegas Macià Batle.

Vinos de Mallorca

También el ocio nocturno es otra de las características de la isla mallorquina, y es que además de contar con grandes restaurantes hay también una gran oferta de chiringuitos y bares a primera línea de playa y donde es común pasar la tarde hasta que anochece para luego seguir durante la noche.

En la Playa de Muro hay un chiringuito chill out muy recomendable para tomar algunas copas durante la tarde y la noche, suele contar con música en directo y algunas fiestas los viernes y sábados por la noche.

Hay una infinidad de lugares con estas características, pero siempre hay algunos mejores que otros, Purobeach Palma, Mhares Sea Club, Pabisa Beach Club o Nassau Beach Club son de aquellos que no defraudan y a los que siempre apetece volver año tras año.

En Palma capital también hay unos lugares que merecen ser visitados y que muchas veces los turistas pasan de alto en su primer viaje. Los bares del paseo marítimo son en general una muy buena opción para tomarse algo a medio día o a la tarde e incluso para picar algo. Una zona increíble para el tapeo nocturno es Santa Catalina, con una gran oferta de bares y restaurantes y un ambiente envidiable prácticamente todos los días del año.